Método Histórico

El método histórico o también llamado “Historiología o Teoría de la Historia” es una disciplina que se aplica sobre la descripción de los hechos históricos y el tipo de análisis científicos necesarios a nivel general para explicar los hechos.

método histórico

En la historiología hay que tener muy presente que una teoría no explica el por qué sucedieron los eventos históricos en concreto que se están estudiando de carácter episódico o anecdótico, tampoco hace predicciones a medio plazo sobre los acontecimientos que están por venir de forma concreta.

Este método histórico tiene como objetivo el estudiar cuál es el método del proceso de investigación en la ciencia histórica y así identificar patrones que sean regulares y las causas generales que hay en los procesos históricos, en especial a largo plazo.

Digamos que el método histórico busca ser el método científico de la historia, comprendiendo las directrices y las técnicas por las que las personas que se dedican a ello, a los que se les llama historiadores usan fuentes primarias y otras pruebas para la investigación y más tarde las trasladan al escribir la historia.

Método histórico o histeriología

Cuando se procede a usar el método, se realizan estudios de los fenómenos históricos, siendo conveniente distinguir entre:

La historiografía, que es el conjunto de métodos propuestos para escribir los hechos ya ocurridos y registrados por la comunidad, siendo la correcta praxis de la historiografía la que requiere del uso correcto del método histórico.

Cuando hablamos de historiología, hablamos de un conjunto de explicaciones, métodos y también teorías de cómo, por qué y en qué medida se vuelven a dar ciertos tipos de hechos históricos a nivel general, comprendiendo procesos sociales, tendencias socio-políticas en distintos lugares, etc…

La historia en sí misma da un alcance suficiente a nivel geográfico y social bastante amplios como para servir como base a la comprensión de los hechos posteriores.

Teorías historiológicas

Tanto Marvin Harris como Karl Marx son algunos de los que más materialismo a nivel histórico han aportado a la sociedad, ya que aportan diversas teorías sobre los procesos generales que están condicionando constantemente los acontecimientos históricos.

De acuerdo a las propuestas materialistas que nos han dejado como legado, tras los cambios sociales de importancia en su mayoría existen causas materiales, ya sean prácticas o económicas. Dentro de estas causas se pueden distinguir:

Causas tecnológicas

A veces el desarrollo de una nueva tecnología conlleva cambios en el modo de producirla en el trabajo y de reorganización de forma diferente, de esta manera se desencadena una cadena causal de eventos que conllevan a los cambios sociales.

Por ejemplo en la importancia del sector terciario y en los servicios basados en la información y el conocimiento, eliminando la ventaja comparativa que da una mayor fuerza física en el trabajo y favorece a la incorporación masiva de la mujer en el plano del trabajo asalariado.

Causas climáticas

En otras ocasiones son los cambios climáticos los que han afectado directamente al sector primario de la producción provocando así alteraciones en los precios, cambios de producción y fenómenos en los que se ha redistribuido la riqueza.

De esta manera aumentaron las temperaturas en Europa a partir del siglo VIII, mejorando las condiciones de navegación por mar en el Atlántico Norte, también disminuyendo el tiempo de maduración de las cosechas en el Norte de Europa, todos estos factores influyeron positivamente en el aumento de la población de Escandinavia y con la expansión de los Vikingos hacia el Sur de Europa y América.

Agotamiento ecológico

El deterioro de la productividad del suelo y el agotamiento ecológico ha sido citado con frecuencia como un factor de los más influyentes desde los tiempos más antiguos. Así se cita que el sistema de irrigación usado en Mesopotamia, cuando salinizaban la tierra en exceso, provocando la caída de la productividad de la tierra para el trigo y la cebada.

Historiografía y método histórico

La correcta praxis de la historiografía requiere el uso correcto del método histórico, que a grandes rasgos comprende el seguimiento de tres procedimientos:

  • Heurística , o búsqueda de las fuentes. Consiste en allegada toda la información disponible. Deben recopilar documentos, informes, artículos periodísticos, fotografías, leer lo que se haya escrito sobre el tema … En esta etapa afloran las primeras dificultades en forma de contradicciones en las fuentes, que pueden clasificarse como primarias o secundarias según su proximidad a los hechos. Esto hace necesaria la segunda fase para llegar a la verdad prescindiendo de todo juicio subjetivo.
  • Crítica, donde se evalúa la validez o no de las versiones contradictorias. Es la fase más compleja.
  • Síntesis, en el que se empotra los datos y las informaciones para que cuadren en el marco general en el que se sitúa el investigado, conectando las informaciones verificadas con las causas y con las consecuencias de las mismas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *